lunes, 10 de septiembre de 2012

Expedición de Juan de Ayolas y Domingo Martínez de Irala

"EL HIDALGO VASCO"


Domingo Martínez de Irala
Domingo Martínez de Irala nació en la villa de Vergara, provincia de Guipúzcoa, en 1509, siendo hijo del escribano real Martín Pérez de Irala y dé Marina Albisúa Toledo. Domingo, - o Chomin en lengua vasca-, era el benjamín de una familia de hidalgos típicamente vasco-españoles, y eran sus hermanos; Pedro, María, Gracia, Marina y Domenja.
En 1534, le llamó su amigo Juan de Ayolas, burgalés de Briviesca, para integrar una gran expedición a Indias, y con éste y Juan de Salazar, acudieron a Sevilla para alistarse en la armada de don Pedro de Mendoza, primer adelantado del Río de la Plata.
El 24 de agosto de 1535, la armada partió de Sanlúcar de Barrameda, y luego de recalar un tiempo en la bahía de Guanabara y pasar al Río de la Plata, - o río de Solís- fundó el puerto de Nuestra Señora Santa María del Buen Aire.
Poco después de levantada la población, Juan de Ayolas salió por el río Paraná arriba, llevando a Irala como lugarteniente, y fundó el fuerte de Corpus Christi, cerca del antiguo Sancti Spíritus que abandonara Gaboto.
Al poco tiempo de retornar a Buenos Aires, Ayolas volvió a ser enviado por Mendoza hacia el norte en busca de la Sierra de la Plata, y nuevamente partió con Irala como lugarteniente con tres barcos, el 14 de octubre de 1536. Un navío lo comandaba Ayolas, otro Irala, y el tercero, el factor Carlos de Guevara.

"EL CAPITÁN VERGARA"

Juan de Ayolas
Tras perder una de las naves en un temporal, Ayolas e Irala llegaron a la bahía de los carios, en la que permanecieron dos días, para seguir luego viaje, siempre hacia el norte.
El 2 de febrero de 1537, Ayolas decidió atracar en la margen derecha del río Paraguay, donde fundó el puerto de la Candelaria. Allí dejó el mando absoluto a Irala y él se internó en el Chaco, a la búsqueda de la sierra de la Plata.
Entre tanto don Pedro de Mendoza había enviado a Juan de Salazar en seguimiento de Ayolas, volviéndose él a España, pero falleció en el viaje. En Buenos Aires había quedado Ruí Galán al frente de la guarnición.
Cansado de esperar a Ayolas, Irala fue al puerto indígena de Tapua a calafatear sus naves, a la sazón bastante deterioradas, y allí le encontró Salazar el 23 de junio. Era ya para los suyos el Capitán Vergara y nadie discutía su autoridad, ni tampoco el propio Salazar.
Durante un tiempo, Irala y Salazar buscaron a Ayolas por río y tierra pero luego, ante una insólita creciente, Salazar decidió retornar hacia el sur, mientras Irala seguía esperando en la Candelaria.
Vuelto a la bahía de los carios en que reinaba el cacique Caracará, Juan de Salazar fundó la casafuerte de Nuestra Señora Santa María de la Asunción.
Irala debió volver nuevamente a Tapua en busca de alimentos, tornando a calafatear los bergantines.

"EN ASUNCIÓN"

A Tapua llegó Rui Galán, acompañado de Salazar, e intentó hacer prevalecer su autoridad sobre la de Irala; mas, como éste la discutiera, Rui Galán le apresó y aún amenazó con matarlo, idea de la que logró disuadirle el conciliador Salazar. Irala recuperó su libertad, y Rui Galán le dio un bergantín para ir a esperar a Ayolas; pero el desdichado burgalés ya había sido muerto por los indios payaguaes a la vuelta de la Sierra de la Plata, tras la inenarrable odisea de atravesar dos veces el inhóspito Chaco.
A fines de 1537 fue enviado como veedor al Río de la Plata, Alonso Cabrera, quien dio autoridad de teniente gobernador a Irala, el cual, ya desesperando encontrar a Ayolas bajó a instalarse en la casa-fuerte de la Asunción que Salazar había fundado.
De inmediato Irala, dióse a la tarea de defender el valle del cacique Guarnipitán, fundando los pueblos de Ypané, Guarambaré, Itá, Yaguarón, Aregua, Altos, Atyrá y Tobatí.
En 1539, Irala hizo una victoriosa entrada contra los indios agaces en defensa de los guaraníes, y en enero de 1540 retornó a la Candelaria, por ver si obtenía alguna información acerca de lo ocurrido con Ayolas.
Allí encontraron a un indio chanés llamado Gonzalo, único sobreviviente de los que regresaron con Ayolas, quien contó lo acaecido al castellano y a los suyos.

Opinión Personal

A la llegada de los españoles, la América de esa época dio un giro de 180º para los indígenas de la zona. Aunque muchos españoles murieron a causa de aventurarse hacia nuevas tierras como Solís, Alejo García entre otros. También hay que destacar la intención de los españoles no solo de colonizar sino también de encontrar El dorado.

Como conclusión podría decirse que durante el periodo colonial hubo épocas en las que el hombre en su afán de obtener riquezas explotaba y maltrataba a los nativos. Desde un punto de vista geográfico la conquista de América represento un factor importante para el pueblo de hoy ya que generalizamos nuestra cultura nos expandimos territorialmente.
La amalgama hispano guaraní tuvo como resultado al primer hombre paraguayo y la nación paraguaya. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada